Vuelven los Papeles Pintados

papeles-pintados-procomobel

09 ago Vuelven los Papeles Pintados

La verdad es que lleva unos años siendo tendencia en decoración. Y es que después de que prácticamente todas las casas de los 70 y principios de los 80 lucieran papeles pintados en sus paredes, quedó denostado y pasado de moda. Pero como todo vuelve, hemos asistido en los últimos años a que tenga una gran presencia en la decoración. Eso sí ahora se tiende más a la utilización en una sola pared de la estancia más que en toda la habitación, de ese modo, centraremos la atención en ese punto.

Debido a la gran variedad de papeles pintados que podemos encontrar podemos crear espacios con un toque de personalidad y muy diferenciados.

Hay varias líneas muy diferenciadas, entre las que destacan la colección de papel pintado con geometrías, así como una línea con texturas, una clásica para decoraciones de lujo y otra con fotografías como alternativa al vinilo decorativo.

Dentro del estilo urban chic, predomina el papel pintado con fotografías de ciudades y paisajes. Estos se combinan en la decoración con muebles de diseño que destacan por carecer de líneas rectas.

La decoración de estilo industrial es muy apropiada para ambientes juveniles, aunque también para salones y por supuesto para oficinas modernas. El papel pintado supone una buena alternativa para conseguir una pared original, por ello varias casas del sector han lanzado colecciones con texturas que imitan la piedra o el ladrillo que combinan a la perfección con sillas y lámparas metálicas y en la que destaca una gama de colores grises.

Dentro del estilo más clásico y de lujo los papeles pintados para 2014 se han inspirado en el estilo urban class, por ello una de las tendencias son los colores dorados y plata lisos y los papeles pintados con obras de arte que en la mayoría de los casos se enmarcan a modo de cuadro colocando unos listones de madera a su alrededor.

La decoración black and white, o blanco y negro. Se diferencia de otras porque en este tipo de estilo solamente se utilizan dos colores y se combinan los elementos lisos en blanco o negro con papel pintado con geometrías o rayas. Esta decoración es muy adecuada para salones, aunque también para dormitorios e incluso baños de lujo.